miércoles, 8 de junio de 2011

El dibujo como excusa para contar cosas

ASI COMO ALGUNOS PERIODISTAS CUENTAN CON UN MICRÓFONO PARA EXPRESARSE, EL INSTRUMENTO DEL DIBUJANTE-PERIODISTA ES EL LÁPIZ

Si un periodista es una persona que se encarga de contarle cosas, hechos, situaciones o historias a la gente, nadie los puede contradecir a Quino, a Sábat, y a Mordillo cuando afirman ser “más periodistas que dibujantes”, ya que, al fin y al cabo, en el periodismo lo que importa además del qué, es el cómo se dice aquello que se quiere contar, y el cómo en ellos, en este caso, es el dibujo.

Franz Kafka, Cristina Férnandez, y Néstor Kirchner
por Hermenegildo Sábat
El uruguayo Hermenegildo Sábat lleva más de 30 años siendo caricaturista en la página de política en Clarín. Publicó su primer dibujo a los 15 años en el diario Acción, de Montevideo, donde también fue periodista, fotógrafo y diagramador. Antes de viajar hacia la Argentina en 1966, a Sábat le ofrecieron ser redactor en El País, pero rechazó el cargo para dedicarse al arte plástico y ser simplemente “un periodista que dibuja”. Jamás va dejar de ser lo primero porque dice que ese oficio es el único que le permite entender el mundo, y lo que pasa es que prefiere reflejarlo a través del lápiz. Las caricaturas políticas de Sábat ya son un clásico. No hablan, sin embargo. No hay diálogo. Y esto, tal vez, sea fundamental para que hoy esté con vida: “Si a alguno de esos dibujos le hubiera puesto palabras, habría sido boleta. Sobre todo en la dictadura. Una sola vez me hicieron escuchar un mensaje amenazador que decía que si yo seguía con los dibujitos, me iban a tirar de un avión. De todas formas, pasaron dos años y tres meses del Golpe hasta que publiqué el primer dibujo de algún militar de la Junta. Otro elemento que también hay que tener en cuenta en este trabajo es que uno tiene que mantenerse siempre lejos de la zona del poder”.
Quino y la censura a través de la tira Mafalda

Otro que siempre “se mantiene informado sobre la actualidad para tratar de reflejar las preocupaciones de la gente y los problemas del mundo” es el humorista gráfico Joaquín Salvador, más conocido como “Quino”, hoy un tanto retirado. En la tira Mafalda, creada en 1963, además de ser de humor, Quino no hacía más que reflejar los problemas por los que atravesaba la Argentina hasta 1973. El dibujo como excusa para mandarle mensajes de contenido social al lector, de enfrentarse a la burocracia, a los errores de la autoridad y las injusticias cotidianas.

Hace más de 60 años que también Guillermo Mordillo no para de dibujar. En 1948 obtuvo el certificado de Ilustrador en la Escuela de Periodismo, y, además de llenar el papel de trazos y líneas ama la entrevista. “Es una de las pocas ocasiones en la cual dos personas se escuchan”, asegura. “A veces juego a la entrevista con mi familia y mis amigos. Lo hice con mi mamá, antes de que falleciera. Le hice una pregunta que a lo mejor ninguno de ustedes le ha hecho a sus madres: ‘mamá, ¿dónde me hicieron?”, cuenta sin avergonzarse, típico del periodista que no tiene miedo de preguntar lo que sea. “A la gente le gusta que te intereses en ella , yo soy más periodista que dibujante porque publico en los periódicos”, explica.

Mordillo y su denuncia del totalitarismo
Mucha gente se habrá enojado, tal vez, con las denuncias que a través de sus caricaturas hace Sábat en el diario Clarín. Hay una escena que dibujó Quino en la que aparece Mafalda y una pared con la frase “Basta de censura” a medio escribir, y un chiste mudo de Mordillo, como claro repudio al totalitarismo, en donde se ve una ciudad con todas casas azules e iguales menos una que tiene el techo rosa, y hay un auto de policía llevándose preso al dueño. Puede que sean un chiste, el fin primero es hacer reír, por supuesto, pero a veces, por ejemplo, pasan a ser más que dibujos. Quino, Sábat y Mordillo, en esos casos, exceden el rol de dibujantes y se transforman en personas que le cuentan algo a la gente. Y de eso se trata, justamente, ser periodista. Ayer ellos también festejaron su día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada